La iontoforesis como método de tratamiento

Redactado por: Sandra Eriksson Mirkovic, médico en ejercicio especialmente interesada en la hiperhidrosis.

La iontoforesis es un método que se ha utilizado durante varias décadas para tratar la sudoración en manos y pies. Hay estudios que han demostrado que, con un uso continuado, la iontoforesis ha tenido un buen efecto en el tratamiento de la sudoración excesiva, la denominada hiperhidrosis. El mecanismo subyacente en la iontoforesis no está del todo claro, pero hay hipótesis que apuntan a que los iones del agua crean un bloqueo mecánico que impide que el sudor atraviese la piel y salga.

El principio de la iontoforesis es sencillo. Es una máquina compuesta por una fuente de corriente débil ajustable. Esta fuente de corriente se conecta a un baño de agua. Se meten las manos o los pies en el baño de agua y después se activa la corriente. A continuación, hay que sentarse un número de minutos determinado (lo normal suele ser 20-30 minutos por sesión). Algunas personas notan el efecto tan solo con uno o dos tratamientos, pero lo más habitual es que sean necesarios 8-12 tratamientos (que se suelen aplicar con un intervalo de varias semanas entre cada tratamiento) para ver el efecto completo. Por ello, en Hidroxa puede devolver la compra de nuestra máquina durante 50 días , para que usted, como cliente, pueda probarla y vea que le va bien y que está satisfecho con el efecto.

En la actualidad, existen muchos tratamientos distintos pies y manos, como el cloruro de aluminio, la toxina botulínica, distintos tipos de comprimidos, etc. (consulte el capítulo sobre Hiperhidrosis. Antes había máquinas de iontoforesis en distintas clínicas dermatológicas en toda Suecia, a las que había que acudir a tratarse de mantera continua. El problema es que la hiperhidrosis, por algún motivo, es un diagnóstico muy relegado, a pesar de que hay muchas personas con muchas molestias y un gran sufrimiento. Por ello, resulta difícil encontrar clínicas que ofrezcan tratamiento para la hiperhidrosis. Además, el desarrollo ha ido hacia una accesibilidad aún peor que antes. Una de las ventajas de la iontoforesis es que se trata de un método con pocos efectos secundarios y, sobre todo, que no depende de ninguna clínica para recibir el tratamiento.

¿Quieres saber lo último sobre iontoforesis?

La iontoforesis no se ha probado en mujeres embarazadas y, por eso, se desaconseja su uso durante el embarazo. Sin embargo, se puede utilizar la máquina durante el período de lactancia. Tampoco se debe utilizar este tipo de máquinas si se tiene un marcapasos o algún implante metálico introducido en el cuerpo. Un aspecto importante de la iontoforesis es saber que se trata de un tratamiento que requiere paciencia y motivación para que alcanzar un funcionamiento óptimo. Se debe seguir con los tratamientos continuos, incluso después de haber obtenido un buen resultado. De lo contrario, el efecto disminuye rápidamente.

En Hidroxa nos hemos decantado por centrarnos en la iontoforesis y en el suministro de estas máquinas en el mercado sueco y, más adelante, también en el extranjero. El motivo de ello es que, en nuestra opinión, es un complemento muy bueno para, por ejemplo, la toxina botulínica, además de ser una alternativa para aquellas personas que no se pueden permitir seguir tratamientos continuados con toxina botulínica o que no pueden acceder a clínicas en las zonas en las que se ofrecen. La iontoforesis es apta también para aquellas personas que tienen miedo a las agujas y aquellas que creen que es complicado recorrer un largo camino para, por ejemplo, someterse a un tratamiento con inyecciones de toxina botulínica varias veces al año.

Diez preguntas y respuestas sobre la iontoforesis

1. ¿Qué es la iontoforesis?

La iontoforesis es un método para el tratamiento de la sudoración excesiva. Es una máquina que emplea una corriente eléctrica muy débil para tratar la sudoración excesiva. Hay que sentarse y meter las manos o los pies en un baño de agua por el que atraviesa la corriente. Otra alternativa, en caso de tratarse de otras partes del cuerpo, por ejemplo, las axilas, es la colocación de electrodos humedecidos en la zona por la que atraviesa la corriente. Es una máquina pensada principalmente para un uso doméstico.

2. ¿Cómo funciona la iontoforesis?

No está del todo claro, pero existe una hipótesis que señala que los iones del agua crean un bloqueo mecánico que consigue que el sudor no salga de las glándulas sudoríparas, lo cual tiene como resultado en que se suda menos.

3. ¿Funciona la iontoforesis para todas las personas?

La iontoforesis puede tener un buen efecto sobre la sudoración excesiva en hasta un 90 % de los pacientes cuando el método se utiliza de forma correcta.

4. ¿Es la iontoforesis un método que recomendaría para todo el mundo?

La iontoforesis precisa tiempo y compromiso, en cualquier caso al principio, para conseguir dar con la configuración correcta y, por lo tanto, obtener el mejor efecto posible. Si uno mismo sabe que no va a tener paciencia ni tiempo, sino que más bien busca un «parche rápido», entonces no nos queda más remedio que desaconsejar la iontoforesis. Con el tiempo, cuando se ha avanzado en el tratamiento y ha alcanzado el denominado «estado estable», es decir, el efecto deseado, se pueden hacer los tratamientos más espaciados y le requerirá menos tiempo y energía.

5. ¿Qué partes del cuerpo se pueden tratar con iontoforesis?

Los estudios que se han realizado se centran principalmente en los pies y manos. Hay menos estudios realizados que se centran en el tratamiento con iontoforesis en las axilas y existen datos que apuntan que algunos han tenido un buen efecto en el tratamiento de, por ejemplo, el rostro, pero en cualquier caso no se ha estudiado del mismo modo.

6. ¿Qué resultado se puede esperar uno si se trata con iontoforesis?

Si uno se realiza el tratamiento de la forma correcta, al cabo de aproximadamente 12 tratamiento (por término medio), puede contar con una reducción significativa de la sudoración en la zona tratada. Muchas personas pasan a tener, por así decirlo, una «sudoración normal» y experimentan una clara mejoría de su calidad de vida.

7. ¿Es peligrosa la iontoforesis?

Nuestra máquina de iontoforesis funciona con pilas y no está conectada a la toma de red mural cuando uno se aplica su tratamiento. El objetivo que se persigue con esto es evitar que, en caso de producirse una avería en la máquina, se entre en contacto con la tensión de red (230V). Si se sigue el consejo de no tratarse cuando se tengan implantes metálicos en el cuerpo, en caso de embarazo, etc., (consulte el manual), no hay que preocuparse de que la iontoforesis resulte peligrosa de ningún modo.

8. ¿Tiene la iontoforesis alguna contraindicación?

Para obtener información completa, consulte el manual. No se debe utilizar la máquina cuando la persona está embarazada (porque no se ha estudiado que el método sea seguro para las mujeres embarazadas), tenga un marcapasos o algún implante metálico introducido en el cuerpo.

9. ¿Tiene la iontoforesis algún efecto secundario?

Se pueden notar molestias en la piel cuando se aplica un tratamiento, pero no debe doler. En caso de que duela, le recomendamos que reduzca la intensidad de la corriente. De lo contrario, se pueden producir rojeces e irritaciones cutáneas. En caso de que se tengan pequeñas heridas en la zona que se va a tratar, deberá cubrirla con vaselina para evitar molestias.

10. ¿Resulta difícil tener éxito con los tratamientos de iontoforesis?

Evidentemente, requiere paciencia al principio, pero realmente es bastante sencillo. Eche un vistazo a nuestro vídeo de instrucciones, donde puede aprender más cosas. ¡Que vaya bien!

Redactado por: Sandra Eriksson Mirkovic, médico en ejercicio especialmente interesada en la hiperhidrosis.

 

Link to scientific article about hyperhidrosis: Scientific article published in Dermatology Journal Online about hyperhidrosis and iontophoresis